Se desconoce el número real de casos entre los 1,300 millones de habitantes de África, ya que sus 54 países siguen sufriendo una grave escasez de materiales para combatir el virus. El jefe en África de la Organización Mundial de la Salud, Matshidiso Moeti, lo describió la semana pasada como “un tremendo problema, una auténtica crisis de acceso”.

Este contenido fue publicado primero en El Nuevo Día. Clic aquí para ver la información completa.