El curioso caso de Donald Trump

Por Ángel Josué Arias

Antes de Donald Trump tomar posesión de la presidencia de los Estados Unidos, la doctora Judith L. Herman, siquiatra de profesión y profesora de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard, le escribió una carta al entonces presidente Barack Obama, donde le instaba a buscar una forma de someter al presidente electo a una evaluación neuropsiquiatra.

En esa carta a Obama, la doctora Herman expresó su preocupación por el “comportamiento errático” de Trump y hasta cuestionó “la aptitud” del magnate para enfrentar la enorme responsabilidad que implica el cargo de comandante en jefe.

Evidentemente, Obama ignoró la petición de la doctora Herman, porque seguir dicha sugerencia implicaba sumir al país en una crisis constitucional, ya que la carta magna estadounidense no establece que un presidente electo tenga que someterse a ningún tipo de evaluación psiquiátrica.

Desde entonces, a la doctora Herman se le han unido otros eminentes pensadores y expertos en la salud mental.

En marzo del 2017, poco después de Trump ser juramentado, Herman publicó una carta en el periódico TheNew York Times, junto a Robert Jay Lifton, otro psiquiatra de carrera y profesor de psiquiatría en la Universidad de Columbia. En el breve documento, los médicos advertían a los estadounidenses del peligro que representaba Trump, y le pedían a los congresistas que protegieran al país del nuevo mandatario.

Aunque Trump se denomina a sí mismo como “un genio muy estable”, Herman y Lifton –quizás los dos pensadores más importantes de la salud mental en los Estados Unidos– señalaban que la “reiterada incapacidad de distinguir entre la realidad y la fantasía, y los arrebatos de ira cuando sus fantasías se le contradicen,” revelaban una inestabilidad mental de Trump. En ese mismo escrito, los dos expertos hicieron una devastadora predicción: “Tememos que cuando se enfrente a una crisis, el presidente Trump carezca del juicio para responder racionalmente”.

Las advertencias de Herman y Lifton se plasmaron académicamente en dos contribuciones a la colección de artículos publicados bajo el título de El peligroso caso de Donald Trump: 27 psiquiatras y expertos de la salud mental evalúan al presidente.

En estos artículos, reconocidos especialistas de la psiquiatría y el psicoanálisis ofrecen sus puntos de vista sobre el estado mental de Donald Trump y proponen varios trastornos mentales asociados con su comportamiento, entre ellos la bipolaridad, el hedonismo extremo, narcicismo, e hipomanía.

Los síntomas exhibidos por Trump, que incluyen grandiosidad, necesidad de adulación, impulsividad, hipersensibilidad a desaires o críticas, o la aparente incapacidad de distinguir entre la fantasía y la realidad, también  denotan el perfil psicológico de un individuo con trastornos mentales mucho más serios, como los de un sociópata o un narcisista maligno.

Sin embargo, por extraño que parezca, Trump no es el primer ocupante de la Casa Blanca que exhibe uno o más de estos trastornos. Documentos históricos revelan que John Adams, Teddy Roosevelt y Lyndon Johnson sufrían de bipolaridad; Lincoln de depresión profunda; Kennedy y Clinton de narcicismo y hedonismo extremo; y Richard Nixon, aparte de narcisista, los expertos lo catalogan como un sociópata adicto a las anfetaminas.

Aunque los precedentes legales e históricos no sugieren que la salud mental sea indispensable para un presidente o jefe de gobierno, el comportamiento insólito de Trump nos deja muchas dudas.

La verdad es que el desastroso manejo de Trump –antes y después de la pandemia del COVID-19– así como su respuesta a las protestas por la muerte de George Floyd, nos recuerda las sugerencias de Herman y Lifton y la sombría predicción que hicieron en el 2017.

Antes de la pandemia del COVID-19, el presidente Trump se rehusó a tomar acciones preventivas por miedo a que se desplomara la economía. En estos momentos, no solo se tenemos la economía en estado de ruina, sino también el mayor número de muertos por el COVID-19 en todo el mundo.

Por otra parte, el presidente también enfrenta la muerte del afroamericano George Floyd en manos de un policía de la raza blanca, suceso que ha desatado violentas protestas en todo el país. Ante este último caso, Trump ha respondido con amenaza de desplegar el Ejército, en vez de tratar de sanar las heridas de la comunidad afroamericana y llamar a la paz.

Varias preguntas suscitan en las mentes de los estadounidenses, mientras la pandemia del COVID-19 y las violentas protestas se adueñan del país: ¿Si el país hubiera estado bajo el mandato de otro presidente, hubiéramos tenido más de 100,000 muertos por causa del COVID-19? ¿Hubiéramos perdido a George Floyd, si el presidente que ocupa la Casa Blanca condenara los neonazis, en vez de llamarlos “buenas personas”? ¿Hubiéramos tenido tanta violencia en las calles si no tuviéramos un presidente que glorifica la misma? En fin, ¿hubiéramos tenido menos pérdidas humanas y monetarias si el presidente fuera más “racional”?

Estas son las preguntas que se hacen muchos estadounidenses en estos momentos. A varias de estas preguntas, sino a todas, se le darán respuestas el 3 de noviembre, cuando los estadounidenses acudan a las urnas a escoger al presidente que le gobernará por los próximos cuatro años.

1 comentario

Otras noticias

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

1 Comentario

  • Rafael Tejada
    9 junio 2020, 8:02 am

    Ángel, en tu artículo logras retratar el perfil del ser humano. Al presentar a varios presidentes y sus respectivos problemas “mentales”, evidencias que la imperfección nos toca aunque sea de manera tangente. Ahora bien, el problema está, y ya lo señalas, en la manera en cómo nos enfrentamos a esas imperfecciones:
    ¿Se reconoce el padecimiento de las mismas y se combaten?
    ¿Se reconocen y se exacerban?
    ¿No se reconocen, y se esparce la oscuridad en un mundo Sediento de luz?
    Definitivamente, me parece que la primera opción queda descartada.
    Saludos a Zapete. Un abrazo.

    REPLY
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com